Mejorar la estructura de un sitio web

Muchas veces cuando abordamos un proyecto de desarrollo web prestamos mucha atención a las funcionalidades y servicios que queremos ofrecer desde nuestro portal, el gestor de contenidos a utilizar (Drupal, Joomla!, WordPress, Plone, etc) o el diseño. Hay tres conceptos que, aunque independientes, están relacionados entre sí y pueden determinar el éxito, o el fracaso, de un sitio web: accesibilidad, usabilidad y la arquitectura de la información. Un mal diseño, una web poco usable y una mala distribución de la información, pueden dar al traste con una web en la que hayamos invertido mucho tiempo y esfuerzo (personal o económico) en el apartado tecnológico.

Antes de empezar, reflexionemos sobre lo que es la usabilidad y qué es la arquitectura de la información. Entendemos por usabilidad a la facilidad con la que el usuario de una web puede alcanzar un objetivo concreto, es decir, la facilidad con la que alcanza lo que está buscando (una información, una compra en una tienda on line, etc). Cuando un usuario no encuentra lo que busca o le es complicado, éste abandona nuestra web y se va a buscar otro sitio más sencillo. Por tanto, debemos tener en cuenta que la información esté clara, algo a lo que ayudará tanto el diseño como los mensajes que pongamos en nuestra web (y no los típicos mensajes de “error código 0x8584”).

Por otro lado, la arquitectura de la información se encarga del estudio, análisis, organización y estructura de la información en una web. Es decir, dónde situar la información en una web para que ésta esté accesible a los usuarios y la encuentren de una manera rápida y sencilla. Por tanto, está estrechamente relacionada con la usabilidad del sitio, puesto que su objetivo principal es el de facilitar a los usuarios la comprensión y asimilación de la información.

En definitiva, el diseño de nuestro sitio web, no sólo va a responder a cuestiones estéticas o de imagen, también tendrá que velar por la usabilidad y la arquitectura de la información para satisfacer a nuestros usuarios.

Para echarnos una mano en el proceso de diseño de nuestra web, o para optimizar éste, podemos recurrir a algunas herramientas que nos pueden ayudar a ver si el diseño de nuestra web funciona o si podría funcionar mejor si restructurásemos alguna parte:

•Click Heat es una herramienta muy interesante. Se parece a una herramienta que vimos hace tiempo, Seevolution, es decir, nos sirve para realizar “mapas de calor” en los que visualizar las zonas de la web en las que los usuarios hacen click, pero en ese caso, se nos presenta como una utilidad para instalar en nuestro propio servidor. La instalación es muy sencilla y, entre otras cosas, la herramienta permite superponer datos (en base a la ventana temporal de observación) o filtrar por el tipo de navegador cliente. Me parece un aliado básico para evaluar, por ejemplo, la disposición de los enlaces en una página web. Desde la web de la aplicación podemos echar un vistazo a la demo, por si queremos probar antes de instalarla.

•ClickTale es una herramienta bastante completa, que aunque tiene opción de pago, incluye una versión gratuita que nos puede ser útil si la combinamos con alguna otra herramienta. Entre sus funciones encontramos la posibilidad de generar mapas de calor, no sólo de los clicks, si no también de los movimientos del ratón de los usuarios sobre la web, detectar las zonas en la que se detienen nuestros usuarios, el scroll que realizan los usuarios o visualizar un vídeo simulando la navegación típica que realizan nuestros usuarios. Toda esta información no es útil sólo desde el punto de vista del diseño o la usabilidad, también lo es desde el punto de vista del marketing. La versión gratuita está limitada a 400 capturas mensuales, pero puede ser una ayuda interesante.

•Optimal Workshop es un conjunto de herramientas que nos ayudan a organizar la información de nuestra web. La herramienta también es de pago pero incluye un acceso gratuito y, nos permite, realizar tres tipos de pruebas: ordenar tarjetas (la clásica técnica de organizar la información en una web), realizar cuestionarios para evaluar la estructura de la información (pidiendo que los usuarios busquen cosas) y evaluar diseños (viendo, por ejemplo, dónde se hace click primero). Estos tres tipos de pruebas se realizan sin necesidad de tener implementado nuestro sitio web, de hecho, la información sobre nuestra web podremos importarla desde una hoja de cálculo.

•Attention Wizard puede ser útil para validar un diseño antes de implementarlo. Con esta herramienta podremos subir una imagen con el boceto de nuestra web y comprobar cuáles son las zonas que captarían la atención de nuestros usuarios, algo así como una simulación del comportamiento del ojo humano. La herramienta también es de pago, pero en su versión gratuita permite subir una imagen al día, por que nos puede sacar del apuro si necesitamos hacer este tipo de análisis y no podemos permitirnos el gasto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: